Descubra Santiago de Compostela

Descubra Santiago de Compostela la capital de Galicia. Un lugar al que cada año acuden millones de personas procedentes de todo el mundo, muchas de ellas tras recorrer el Camino de Santiago. Su Centro Histórico ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Pero éste no es el único motivo. Descubra aquí las principales razones para visitar Santiago.

Sea cual sea el medio de transporte que prefiera, llegar a Santiago de Compostela le resultará fácil gracias a las buenas comunicaciones que posee, que la conectan con las principales ciudades de España y Europa.

El aeropuerto internacional de Santiago de Compostela dispone de vuelos regulares a importantes ciudades europeas como Londres, Madrid, Barcelona, Sevilla o Bilbao. Se encuentra situado a sólo 10 kilómetros del centro de la ciudad, en Lavacolla. Desde el aeropuerto puede llegar a Santiago en taxi, con un precio aproximado de 21 €. También puede llegar en autobús, cuyo trayecto hasta el casco histórico cuesta 3 €.

Las líneas ferroviarias son otra buena opción para acceder cómodamente a Santiago. Existen trenes diarios que unen la localidad con Madrid, San Sebastián, Hendaya y Barcelona. A través de un único transbordo, también se accede diariamente a Barcelona, Bilbao, Portugal y París y a casi todos los destinos nacionales de importancia. Además, se puede conocer Santiago de Compostela a través del tren turístico Transcantábrico. Es un tren panorámico que recorre el norte y noroeste de España, la España Verde, desde San Sebastián, en el País Vasco, hasta Santiago de Compostela

Una moderna red de autopistas y autovías conducen por carretera hasta Santiago. La AP-9 la enlaza con localidades de la costa de Galicia y con Portugal, desde Ferrol y A Coruña pasando por las Rías Baixas, Pontevedra y Vigo. Mientras que desde Madrid se llega a través de la A-6, enlazando con la A-52. A su vez, la Autovía del Cantábrico A-8 conecta Galicia con Francia ( y tiene enlace con Santiago de Compostela a través de la Autovía del Noroeste A-6).

CULTURA Y TURISMO

Un recorrido por Santiago

Santiago de Compostela es la meta final del Camino de Santiago y cuenta con un casco antiguo declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad.

Si algo destaca de esta ciudad milenaria es su impresionante conjunto monumental. Buena prueba de ello son los palacios, iglesias, callejas y plazas que hay en el centro histórico, una zona que no puede perderse.

Lo mejor es que, antes de llegar, planifique bien su estancia en la capital de Galicia. Vista ropa cómoda, hágase con un plano de la ciudad y no se olvide de la cámara de fotos. Esta es nuestra propuesta para pasar un agradable día en Santiago.

Una excelente manera de empezar la mañana es un buen paseo por las calles y plazas que forman el casco histórico. Se trata de una sucesión de vías estrechas, plazas y edificios de granito con siglos de historia, muchos de ellos de la época medieval. Entre todos ellos brilla con luz propia la Catedral, cuya majestuosa fachada se eleva sobre la plaza del Obradoiro. Tras visitar esta joya arquitectónica se puede participar, a las 12.00 horas, en la misa del peregrino. Durante esta celebración, el botafumeiro, un gigantesco incensario, sobrevuela por el techo del templo. Le aseguramos que ver de cerca este ritual es una experiencia memorable. Aproveche la ocasión para subir a las cubiertas de la Catedral y contemplar desde lo más alto toda la ciudad.

Antes de seguir la ruta, acuda a cualquiera de los bares y restaurantes, así podrá conocer la gastronomía de Galicia. Con el estómago lleno, una buena opción es pasar las primeras horas de la tarde en alguno de los muchos parques y jardines de Santiago. Le recomendamos que se acerque al céntrico parque de la Alameda, junto a la parte antigua de la ciudad, un espacio que nació en el siglo XIX y que, aún hoy, es un mirador privilegiado del casco viejo.

Tras un agradable paseo atravesando de nuevo el centro, va a llegar a Santo Domingo de Bonaval, otro hermoso parque situado en un antiguo cementerio en el que se respira tranquilidad.

Aquí no dude en visitar el Museo do Pobo Galego (el Museo del Pueblo Gallego), y el CGAC (Centro Galego de Arte Contemporáneo), dos recintos con obras de incalculable valor. O si lo prefiere, puede cambiar esta visita por otra a la Universidad de Santiago, con el emblemático edificio de la Facultad de Geografía e Historia.Como ve, el patrimonio histórico artístico de la capital de Galicia es amplio. Además, existen multitud de rutas guiadas, paseos que recorren los puntos de mayor interés de la ciudad. En cualquier caso, en Santiago todavía le queda mucho por ver. Por eso, lo mejor es que prolongue su estancia dos o tres días. Es, sin duda, la mejor manera de conocer a fondo todas sus posibilidades. Le recomendamos que acuda a cualquier oficina de turismo, donde le van a ayudar a planificar su viaje. A continuación, le presentamos los monumentos más destacados de Santiago.

GASTRONOMIA

La cultura de la buena mesa

La gastronomía es uno de los grandes atractivos de Santiago de Compostela, y forma parte activa de la vida y la identidad de la ciudad.

En Santiago los restaurantes se caracterizan por su magnífica relación calidad-precio. Le recomendamos los platos, elaborados con productos de la tierra muy frescos y tiernos.

En la capital de Galicia va a comer mucho y bien, con una oferta que es difícil de superar: desde selectos restaurantes hasta casas de comidas más familiares, tascas, tabernas y, por supuesto, marisquerías. Santiago le ofrece una cocina de calidad a todo tipo de precios. Por menos de 10 €, puede comer menús del día en multitud de establecimientos repartidos por todas sus calles. Y por unos 30 €, le esperan las mejores delicias de la tierra, con la ternera gallega y la casi interminable lista de mariscos como platos estrella.

Le recomendamos que se acerque hasta las rúas Franco y Raíña, en el corazón del casco antiguo, donde casi todas las puertas de los locales son restaurantes y bares, con unos escaparates repletos de platos y productos típicos.

Los establecimientos de comida tradicional y regional se sitúan no sólo en el centro histórico de Santiago, sino también en las zonas más alejadas como son el barrio de San Pedro, la rúa Travesa o el Ensanche, la zona nueva de la ciudad. Además de las tapas, las raciones y los pinchos, en las calles de San Clemente y Carretas, así como en el Ensanche y también en las afueras de la ciudad, le esperan lugares en los que degustar especialidades gallegas más elaboradas. Por otra parte, si le gusta la carne, asómese a cualquier churrasquería, muchas de ellas ubicadas en la periferia, donde no faltan las carnes a la brasa, los chuletones, los chorizos criollos y los churrascos. Tenga en cuenta que, sobre todo los domingos, suelen llenarse de gente.

Pruebe el pulpo a la gallega, la empanada, el caldo gallego, el cocido o el lacón con grelos. El marisco, así como el pescado, merecen una mención aparte. No se vaya de Santiago sin comerse una buena mariscada: cigalas, langostinos, ostras, vieiras, almejas, centollos, nécoras… regados con vino de la tierra, como el Ribeiro o el Albariño.

SHOPPING

Disfrute de las compras en una ciudad con gran movimiento comercial

La tradición comercial que ha tenido Santiago a lo largo de su historia sigue reflejándose hoy día en sus calles.

Tiendas y talleres de artesanía, joyerías, boutiques, grandes marcas, comercio tradicional, mercadillos, grandes centros comerciales… En la capital de Galicia le aguardan productos típicos, pero también puede adquirir las últimas tendencias en diseño y moda.

Y es que Santiago es un constante ir y venir de gentes, de peregrinos y de turistas, que dotan a la ciudad y a sus zonas comerciales de un ajetreo constante. Sus principales áreas de compras son el casco histórico y el Ensanche, así como dos grandes superficies comerciales situadas a poca distancia del centro. No se vaya sin acercarse al Mercado de Abastos, un enorme escaparate de productos gallegos que es de visita obligada.

Otros datos de interés Horarios: la mayoría de los comercios tienen un horario de 10.00 a 14.00 horas y de 16.30 a 20.30 horas. Los centros comerciales abren ininterrumpidamente de 10.00 a 21.30 horas. Rebajas: por lo general, comienzan la segunda semana de enero, hasta el final de febrero para la temporada de invierno, y del 1 de julio hasta finales de agosto para la temporada de verano. Cómo pagar: lo normal es hacerlo en efectivo o tarjeta, mostrando siempre el pasaporte o documento de identidad.